Horrible

Fotografía: Todotele.
Los integrantes del reparto de esta serie, por sí mismos y por separado, casi todos son bastante conocidos y, realmente, son profesionales solventes en lo suyo.

Y hasta ahí lo único bueno que se puede decir de este invento.

La serie no es mala, es lo siguiente a mala y peor, con un intento de humor a lo Benny Hill de los años 70 que no haría gracia ni en los años 70.

Es una serie de mal gusto; no se me ocurre decirlo de otra forma sin ser grosera, y no es humor, ni es comedia, ni es más que una sucesión de estúpidos clichés mil veces vistos, unos detrás de otros y ni siquiera colocados, más bien amontonados y que ni tienen gracia y en algunos casos llegan a ser hasta ofensivas las burdas caricaturas a dos trazos gruesos de típicos y tópicos personajes más pasados que una paella en chiringuito de playa.

Es una pena el poco respeto que tienen las cadenas de televisión generalistas por sus potenciales espectadores, porque considerar que esta cosa es una serie de humor es llamar gilipollas al sufrido espectador, que pasa de cadena en cadena con el botoncito del mando a distancia y no encuentra más que porquerías similares a estas, cuando con los mismos actores y actrices podría haber sido más que fácil hacer una buena serie que este ridículo sin paliativos. Porque no es ni cuestión de presupuesto, que no debe de ser mucho porque los decorados del supuesto barco parecen de navío de marina mercante de la extinta Rusia soviética y no un pretendido barco dedicado a cruceros: si los guiones fueran medianamente buenos, los decorados serían lo de menos aunque ayudaran.

Pero este crucero se ha hundido antes de partir y ni como pecio en el fondo del mar para la vida marina tiene uso, es insalvable. Se supone que sale de la misma factoría de Aida, otra serie cuyo éxito me resulta incomprensible porque es una loa a la chabacanería y el topicazo de "vida de barrio, semos ansí", pero donde la interpretación de los personajes era lo que salvaba a ratos tal bodrio. Aquí no se da el milagro.

A duras penas pude acabar de ver un solo episodio y de hecho no lo hice. Tras una media hora de exaltación del machismo, del racismo y de la estupidez humana en general, se me hizo eterno ese perder mi escaso y valioso tiempo de ocio y me fui para no volver jamás. Ni les cuento quién forma el reparto y así sus nombres no se verán manchados de forma gratuita e ignominiosa por tener la enorme desgracia de formar parte de este cagarro, que yo entiendo que no están las cosas como para rechazar un trabajo y mejor agradecerles su esfuerzo y no hurgar más en la herida; y ni les cuento la trama general de lo que se supone que es la vida cotidiana de la tripulación y pasajeros en un crucero porque no merece la pena, que ni yo voy a perder un momento más de mi tiempo en nada relacionado con esta serie, ni quiero hacerles perder el suyo.

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!