martes, 14 de abril de 2015

Programa electoral de la Maru

Visto lo visto, que eso de montar un partido político y ponerse a dar solución a todos los problemas es tan fácil, pues oiga, yo no voy a ser menos y me voy a montar un programa electoral de flipar. Van a quedar ustedes encantados y ya les pondré mi cuenta corriente para que me ingresen donativos que no les pienso devolver, avisados quedan.

A ver.

El mayor problema que acucia la preclara mente de los españoles es, parece ser, el paro. Nada, eso se lo arreglo rápido. ¿Tiene usted hijos en edad de trabajar y no encuentran dónde? Métalos a cura. Están los seminarios vacios y, mejor que tenerlos en casa mano sobre mano, cualquier cosa.

- ¡Es que mi hijo no es creyente!

¿Qué importará eso? ¿Acaso un reponedor de supermercado cree en el sistema logístico empresarial? ¿O un camionero cree en la conveniencia de los transportes terrestres como ideal de vida? ¿Acaso un vendedor de seguros lo hace por vocación de súper héroe salvador del mundo?

- Pero ¡es que mi hijo tiene dos carreras y un máster!

Pues mejor, llega a obispo antes. Y ¿qué hace un obispo en la vida? Pues no lo tengo muy claro, pero muy cansado no parece...

- Pero ¡es que yo quiero tener nietos!

Y ¿quién se lo impide? No se preocupe, lo bueno de la religión católica es que si se peca, te confiesas y todo es perdonado. Ahora bien, lo de ser cura va a consistir, sobre todo, en dedicarse al cuidado de ancianos y desvalidos, que para dar proclamas ideológicas ya hay otros. Y no me diga que no es mucho mejor tener al niño dando compañía a venerables ancianos que están solos, o dar conversacion y consuelo a inmigrates desprotegidos, que estar pendientes de reponer los yogures en un expositor. ¿No estamos tan concienciados de buenrrollismo y amor al prójimo desfavorecido?

Y a la niña ¿qué, la meto a monja?

No, decididamente no. Los hombres en la Iglesia son ilustrísimo, excelentísimo y hasta pueden llegar a ser príncipes. Sin embargo, las mujeres son o esclavas, o redentoras, o adoradodas y toda serie de cosas que no le convienen a nadie y mucho menos a una mujer. Para las chicas tenemos otro plan, y que ya les cuento.

Porque lo que resulta indispensable para que una sociedad progrese es que las mujeres accedan sin cortapisas ni complejos ni remordimientos al mercado de trabajo. Y eso se traduce en que las niñas siempre obtienen mejores notas en los estudios pero luego se enamoran, tienen hijos o eso que se dice de "forman una familia" y se jode todo. Porque cuando llega lo de formar una familia, ¿quién "decide" renunciar a una carrera profesional para ocuparse de la progenie? Pues casi siempre las mujeres. Por tanto, solucionar eso solo se consigue de dos formas:

- o bien con responsabilidad igual entre progenitores (déjenme que me carcajee, juas, juas),
- o con ayuda familiar. Y vamos a dejar a los abuelos tranquilos, que bastante tienen con mantenerse vivos después de haber criado a su propia progenie.

Y, con toda sinceridad, si somos justos, el hacer pasar a los señores por los trances de los que siempre nos quejamos las mujeres (de tener excesiva responsabilidad en cuestiones domésticas y de cuidado de la progenie), el querer que hagan lo mismo no va a funcionar. Y eso hay que aceptarlo, vivimos en un mundo ególatra machista y nos podemos morir de aburrimiento esperando esa tan ansiada igualdad. No va a llegar, porque si yo fuera un hombre haría lo posible y lo imposible por escaquearme de ese marrón.

Por tanto, lo mismo que hacen los poderosos del mundo para poder ser poderosos, mi medida programática es que a cada mujer que tenga hijos se le adjudique desde el día uno de la maternidad una ayuda familiar, no en forma de cheque de nada, que te lo acabas gastando en tonterías; no. Ayuda familiar en forma de persona cualificada y en calidad de funcionario que se haga cargo de los hijos mientras los padres trabajan .O ven la tele, da igual. Es decir, un servicio profesional de nannies hasta la mayoría de edad de la progenie.

- ¿No sería mejor un servicio de guardería gratis?

Pues no. Siempre he pensado que las guarderías son como garajes para niños, niños a los que desde bien pequeños se los despierta y viste de madrugada para dejarlos con otro montón de niños, cuando los niños, cuando son bebes y tiernos infantes, lo que tienen que hacer es, sobre todo y ante todo, dormir y no estar de la ceca a la meca sometidos a los horarios de sus padres.

- ¿Una nanny por cada familia y gratis? Sí, claro. Y eso ¿cómo se paga?

¡Ah, yo qué se! Aquí estamos hablando de programas políticos, no de quién o cómo se pagan las cosas. ¡A mí qué me cuenta! En todo caso, ya encontraremos algo que expropiar, no se preocupe. O le vendemos en leasing el acueducto de Segovia a algún millonetis americano para que lo ponga en el jardín. Y luego se lo expropiamos. Again.

Bueno, ya tenemos a la mitad de los jóvenes en paro colocados, los chicos de curas y las chicas de tutoras infantiles. Arreglao.

- ¡Qué sexista y anticuado!

Oiga, pues si no le gusta, a recoger fresas a Dinamarca, que es muy cansado pero pagan bien. Y no me diga que no es mejor ser cura o tutor infantil que estar deslomado día tras día recogiendo fresas o aceitunas, pero allá cada cual. Y nadie dice que sea para siempre, pero por algo hay que empezar y mejor eso que estar en casa mirando la pared.

No me interrumpan que se me van las ideas... ¿Por dónde iba? ¡Ah, sí!

Medida urgente: abolir los toros y el fútbol. ¡Pero ya!

Entre campos de fútbol, campos de entrenamiento, plazas de toros y dehesas, todo eso está ocupando una inmensa cantidad de terreno que resulta totalmente indecente tener desocupado. Y que todo es quejarse de lo que ganan los banqueros, pero ¿qué es eso de que los futbolistas ganen en un año más que el presupuesto nacional de deportes de todo el país? ¿Eso no le parece indecente a nadie? Además, ¿quién nos metió en la cabeza eso de competir en deportes? Los griegos. Y no vamos a ser cansinos con lo de para qué les ha servido. Quien quiera hacer deporte que lo haga, pero eso de que alguien gane 20 millones al mes por dar patadas a un balón no es propio de sociedades civilizadas.

He leído hace poco que el fútbol se inventó como remedio a la masturbación. Masculina, se entiende.Y eso explica muchas cosas. Pues oiga, la masturbación es buenísima para la salud; mastúrbense ustedes todo lo que quieran y dejen de hacerse pajas mentales, que eso es peligroso. Lo de los toros creo que ni merece explicación: si a usted le gusta ver cómo otro mata un animal, hágase matarife de empresa cárnica y no me haga el idiota vestido con mallas y capote. A quien le guste el arte y hacer posturitas que haga ballet, que bien bonito que es y no muere nadie. Claro que la disciplina y esfuerzo físico que requiere el ballet no está al alcance de todos los hombres, ese es el problema, tal vez.

Por la situación geográfica de este país, estamos destinados a ser la Florida de Europa; por tanto, los servicios turísticos de este país tienen que ser buenos no, lo siguiente, de excelente para arriba. Porque tenemos de todo: playa, montaña, ríos, mares, bosques frondosos y hasta desiertos, además de todo tipo de representación cultural, gastronomía para contentar al más tiquismiquis y, en general, los españoles somos gente bastante simpática, lo cual viene bien para eso del turismo.

Y con esto, enlazamos con el tema educativo. El que nos conviene es el modelo alemán, sin duda. En Alemania no estudia carreras superiores quien quiere, estudia el que demuestra que tiene ganas y vale para ello. Y punto pelota. De lo que recuerdo de mi paso por la universidad, aquello era un cachondeo. Mi facultad no, porque en mi facultad tonterías las justas y los "enlaces informativos" de los sindicatos de estudiantes ni se acercaban. Recuerdo que siempre había huelgas, huelgas por todo aunque nadie tenía mucha idea de qué y para qué, pero en junio nunca había huelga, miren qué curioso. Aunque sí alguna que otra amenaza de bomba que, casualidad, coincidía con el día de algún examen final.

Por tanto, educación universal y gratuita, pero eso de quedarse en la universidad hasta los 38 años ni de coña. Yo he tenido delante "estudiantes" con más barba que mi padre, de esa gente que tiene síndrome de Peter Pan, entra en la uni con 18 años y no quiere dejar de ser "estudiante". Eso no puede ser. Y hablando de estudiantes, antes que nada: hay que cambiar los horarios de todo. Sobre todo de los colegios. ¿Qué barbaridad es esa de que nuestra progenie se levante a las 6 de la mañana para salir de casa a las 7 porque pasa el autobús que los lleva al colegio, que empieza a las 8? Esos pobres infantes serán unos desgraciados toda su vida, porque la infancia necesita, sobre todo y ante todo, dormir y dormir respetando su ritmo biológico; y no hay nada lógico en tener que despertar a nadie de madrugada para algo que se puede hacer a cualquier hora del día. Así que cambiamos pero ya todos los horarios escolares, empezamos como muy temprano a las 10 de la mañana.

- Pero oiga, que con ese horario no puedo llevar a mis hijos al colegio, ¡que estoy trabajando!

A ver si ponemos atención: ¿no le he dicho que tiene usted una tutora para sus hijos desde que nacen hasta la edad legal de echarlos a patadas de casa? Además, también a usted le vamos a cambiar el horario de trabajo, no va a trabajar ni dios antes de las 10 de la mañana, salvo profesiones específicas que requieran horarios continuos, como bomberos, policías, sanitarios, que tendrán turnos racionales y no las burradas a las que ahora se les obliga.

- No se yo si eso funcionará...

Usted calle y aprenda, insensato. ¿No ve que le estoy salvando de usted mismo y del sistema corrupto que le oprime? ¿Por dónde iba? ¡Qué manía mas fea y qué poca educación esa de interrumpir, oiga! ¡Fidel Castro hablaba siete horas seguidas y nadie le interrumpía! Y esa es la razón de un bloqueo que ha durado tanto, no hay ser humano que aguante un discurso de nadie que dure siete horas. ¡Bloqueen la isla!

¡Ah, sí! Horarios laborales.

Lo que le hace mucha falta a la gente es dormir, y en este país donde más se duerme es, precisamente, en el trabajo. Vas a cualquier sitio de atención al cliente o ventanilla institucional y te atiende gente con ojeras hasta los tobillos, cara de pocos amigos y voz de resaca. Y no es que se hayan pasado la noche de juerga, es que la gente no duerme lo suficiente. Pues eso también lo arreglo rápido. Se acabó eso de la tele en horario continuo, que estamos todos muy enviciados con la telebasura. A partir de las 12 de la noche, pantalla en negro y a dormir (o a leer, que es más sano y se amplía vocabulario), y el que quiera tele a todas horas, tendrá que pagar por ello. ¡Y lo vamos a poner carísimo! Nada de esas ofertas de 10 o 15 euros al mes por ver la tele de pago. No, no, no, de 200 euros para arriba, de tal forma que le va a compensar a usted más comprar un reloj de oro a plazos que ver la tele. Y, por supuesto, lo que ya hacen los británicos: impuestos por cada televisión que usted tenga en casa, que hay gente que tiene más teles que libros.

Hablando de libros.

Libros a precios populares, no más de 5 euros de precio de venta al público. Vamos a ejercer un proteccionismo feroz sobre el mundo de la cultura, más que el de los japoneses sobre su producción de arroz, de tal forma que todo el tiempo que hemos estado perdiendo viendo fútbol y toros en la tele, lo vamos a dedicar a ir al teatro. La gente se queja de lo caro que es ir a espectáculos culturales pero parece que a nadie le duele pagar pequeñas fortunas por un abono para los toros o pagar lo que sea por un partido de fútbol, por tanto ¡menos lloriqueo, que pagar 7 euros por ir al cine no es nada comparado con los veinte como mínimo que cuesta ir al fútbol! Y nadie se queja de eso.

Libros subvencionados y superprotegidos, pero los actores y actrices, que en el teatro hacen dos funciones al día, merecen un buen sueldo, mucho más merecido que los futbolistas que solo "trabajan" hora y media a la semana. Y por favor, inculquen a sus hijos el amor por el teatro y olviden el fútbol, que solo trae problemas, disturbios y mala leche. ¿Cómo hemos llegado a ser una sociedad en que los nuevos dioses paganos son una panda de muchachos cuyo único mérito es correr y dar patadas al balón? ¿Por qué la gente se pelea o hasta se mata por defenderlos? Se lo digo yo, porque son millonarios sin más esfuerzo que correr y pegar patadas, algo para lo que todos nos sentimos capacitados.

Pero bueno, da igual, como el fútbol queda abolido desde ya, no tendremos problemas.

- Y si no hay fútbol, ¿a qué deporte dedicamos nuestros esfuerzos gimnásticos?

Al golf. ¿Usted ha visto alguna vez disturbios, insultos, peleas o similares con algo relacionado con el mundo del golf? ¿A qué no? Pues eso, golf como deporte nacional, al aire libre y caminatas por el campo; más sano no puede ser. Para usted y para mí, simples aficionados de tiempo libre, ponemos más grande el agujero donde meter la bola, que ya nos conocemos y como no entre la bolita nos vamos a frustrar y acabaremos mal.

- Eso es minigolf y ya está inventado.

Pues mejor.

- Y si llueve, ¿qué?

Pues se pone usted un chubasquero, no me sea llorica, que el golf se inventó en Escocia y no tienen el clima de Miami. Y ¿sabe usted dónde se juega más al golf?

- ¿En Miami?

¡En Suecia! ¿No estamos siempre con eso de que hay que imitar a los nórdicos porque son tan listos? Pues, hala, a jugar al golf hasta de noche. Como hacen los suecos.

- Me aburre usted con sus estúpidas ideas.

Más me aburre a mí el fútbol y ya ve, programa diario y a todas horas, que tenemos que saber sobre la vida y milagros de toda esa gente y alrededores. ¿No le gusta mi programa político? No importa, ningún político cumple nunca nada de lo que dice y los hay que ni tienen programa, solo jeta, y ahí están, jaleados por el populacho. Yo no valgo para la vida política, puedo mentir un rato pero enseguida me canso y se me nota. Pero hacer un programa político es bien fácil, total, ¡nadie los lee!

- ¡Yo sí!

Pues mejor lea a Calderón de la Barca, que aprenderá algo.

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!